Our Archive

Welcome to your Archive. This is your all post. Edit or delete them, then start writing!

Hola #smartahorradores,

Hoy queremos hablaros de los diferentes niveles financieros que existen con el fin de que podáis identificar en qué nivel os encontráis y hacia cuál os queréis dirigir. De esta forma podréis formar mejor vuestra estrategia de ahorro y planificar el tiempo aproximado que os llevará subir de nivel. ¿Preparados para averiguar en cuál de los 5 niveles financieros estáis?

Nivel 1. Supervivencia financiera

Las personas que se encuentran este grupo viven al día. Su característica principal es que su única fuente de ingresos es su trabajo. Si pierden su trabajo o tienen algún imprevisto, no tienen dinero para hacer frente a esa situación, ya que no tienen ahorros. Las personas que se encuentran dentro de este grupo suelen recurrir a pedir anticipos en el trabajo, o hacen uso de su tarjeta de crédito endeudándose a menudo.

En este grupo también se encuentran personas con buenos ingresos, pero que no tienen una planificación financiera o, si la tienen, es a muy corto plazo (el mes actual y el siguiente). Además, suelen contar con deudas como la hipoteca o el préstamo del coche.

Vivir en este nivel financiero aumenta el nivel de ansiedad y de estrés de las personas que se encuentran en él, por tanto, es importante salir de él ya que no sólo afecta al bolsillo, sino también a la salud.

Si te encuentras en este nivel, para salir de él te aconsejamos que controles tus gastos e intentes buscar una fuente extra de ingresos (así podrás conseguir tener un colchón de ahorros que te proporcione tranquilidad). Si estás en este nivel debido a tus deudas, puedes intentar renegociar sus condiciones para vivir más desahogado.

Nivel 2. Estabilidad financiera

Este es el nivel mínimo al que toda persona debería aspirar y, según algunos asesores financieros, el punto donde se puede empezar a hablar de “riqueza financiera”. Las personas que se encuentran en este nivel ya cuentan con un cierto colchón de ahorro al que pueden recurrir ante cualquier imprevisto porque han conseguido ahorrar entre 3 y 6 meses de salario, aunque siguen dependiendo del trabajo para poder vivir. Las personas de este escalón poseen servicios contratados como seguros (médicos, de vida, de hogar…) que aportan tranquilidad.

En este punto se puede empezar a pensar en inversiones para subir al siguiente nivel. Para ello, es muy importante seguir controlando los gastos y comenzar a adquirir los primeros activos.

Nivel 3. Seguridad financiera

Las personas que se encuentran en este nivel se han dado cuenta de que la clave está en las inversiones, no sólo en el ahorro.

Si estás en este nivel empiezas a alcanzar una cierta libertad financiera, cuentas con algunos activos que te generan ingresos pasivos al margen de tu trabajo (el cobro de alquileres, de dividendos…). A pesar de ello, estos ingresos no son suficientes para poder dejar el empleo y vivir sin trabajar.

En este nivel es muy importante no caer en la zona de confort. El hecho de tener seguridad financiera puede hacer que te acomodes y no intentes subir al siguiente nivel: la ansiada libertad financiera.

Para subir de nivel financiero, en primer lugar, debes fijarte metas financieras. Para ello, visualiza tu vida en los próximos 20 años: ¿cómo será si sigues así?, ¿cómo sería si te sigues esforzando e inviertes para alcanzar el siguiente nivel? Fíjate metas accesibles y… ¡A por ellas! Eso sí, recuerda que deberías diversificar tus inversiones para no depender de una única inversión.

Nivel 4. Libertad financiera

Este nivel es la meta de la mayoría de autores de finanzas. En este nivel existe una libertad absoluta, ya que los ingresos pasivos son suficientes para tener un buen nivel de vida. Al alcanzar la libertad financiera, no es necesario trabajar ya que el coste de vivir es cubierto con los ingresos pasivos que se generan. Por tanto, si alguien trabaja habiendo alcanzado la libertad financiera, es por gusto o vocación.

Si estás en este nivel, puedes dedicar tu tiempo a hacer lo que realmente te gusta sin preocuparte por tener dinero para llegar a fin de mes. Eso sí, no hay que confundirse, si tu gasto mensual es de 1000€ al mes, la libertad financiera la alcanzas en el momento que tus inversiones te generan 1000€ al mes. Por tanto, se puede lograr la libertad financiera de una forma más fácil ajustando los gastos mensuales, si no es así, será necesario un patrimonio mayor para conseguirla.

Nivel 5. Abundancia financiera

Este nivel es el más alto de los 5, en él puedes hacer lo que realmente quieres en la vida sin ningún tipo de privación económica ya que tus ingresos pasivos superan con creces el dinero que necesitas para vivir cómodamente.

En este nivel puedes permitirte realizar inversiones más arriesgadas ya que el dinero que pones en riesgo no lo necesitas para vivir: puedes invertir en startups, en nuevos sectores…

En este nivel tu estrés disminuye de una forma muy notable ya que tienes más dinero del que necesitas para vivir y, al tener tanto tiempo libre, puedes hacer lo que más te guste. Tiene buena pinta, ¿verdad?

Ahora que ya conoces los 5 niveles financieros que existen, ¿en cuál te encuentras?, ¿a cuál pretendes llegar? En Coinscrap tenemos claro que como mínimo deberías llegar al nivel 3, así que ya sabes, crea el objetivo que más se ajuste a tus necesidades y ¡ahorra para llegar hasta donde te gustaría!

Read More

¿Tienes entre 25 y 35 años y te preocupa tu futuro?

No hay duda de que el sistema público de pensiones está en crisis. El aumento en la proporción de jubilados por cada trabajador, y el aumento en la esperanza de vida hacen que se plantee su viabilidad. Los trabajadores deben mantener a más gente y durante más años, por eso en España ha aumentado la edad de jubilación.

En los últimos tiempos no paramos de leer noticias acerca de movilizaciones de los jubilados exigiendo una subida de sus pensiones. Lo cierto es que los jubilados son uno de los grupos de población más vulnerables debido a que pierden poder adquisitivo con respecto al que tenían en activo. Y las previsiones a largo plazo no son mejores, de hecho, se calcula que en el futuro las pensiones públicas por jubilación sólo alcanzarán un 50% del salario en activo (según UNESPA).

¿Cuál es la solución? Crearte tu propio colchón de ahorros para asegurarte un buen nivel de vida en tus últimos años.

¿Cómo? Hay varias opciones para ahorrar a largo plazo, la más popular es crear un plan de pensiones. Un plan de pensiones es un complemento a la prestación pública que sirve para mantener el mismo nivel de vida al jubilarte  que cuando estabas en activo. Además, te ofrece importantes ventajas fiscales en tu declaración de IRPF.

Siempre puedes elegir entre realizar unas aportaciones extraordinarias (por ejemplo, destinar una cantidad cuando recibas una paga doble, un premio de lotería inesperado o a final de año) o una aportación periódica (una cantidad fija cada mes, trimestre o cada año). Los expertos economistas recomiendan ahorrar una cantidad constante y ajustarla con respecto a tus ganancias a lo largo del tiempo, es decir, si en una etapa de tu vida tu salario es mayor, podrás ahorrar más que en otros momentos.

¿Cuándo? Ahora.

Recuerda que el tiempo siempre es un aliado cuando se trata de ahorrar. Cuanto más tiempo tienes para ahorrar una cantidad, menos esfuerzo te costará cada mes o cada año. Está claro que no es lo mismo ahorrar 50.000€ en 20 años que en 35.

Además, los planes de pensiones ofrecen una rentabilidad anual que se acumula al dinero que has depositado. Esto es, cada año tus intereses generan nuevos intereses. Y, por tanto, alguien que deposita sus ahorros en un plan de pensiones al principio de su vida laboral puede lograr un mayor ahorro en el momento de jubilarse  que alguien que aporta una cantidad muy superior al final de su vida laboral. ¿Por qué sucede esto? Por el interés compuesto. El dinero que depositas cuando tienes 30 años te estará generando intereses mucho más tiempo que si lo depositas cerca de los 50.

La mejor forma de entenderlo es con un ejemplo práctico:

Pedro tiene 30 años y decide ahorrar 150€ mensuales durante 15 años, hasta los 44 años. En total deposita de su bolsillo 27.000€. Después, deja de realizar aportaciones hasta el momento de su jubilación.

María tiene 47 años y decide ahorrar 200€ al mes hasta el momento de su jubilación, es decir, durante 20 años. En total pondrá de su bolsillo un total de 48.000€.

A priori parece que María contará con un importe mayor en el momento de su jubilación pero esto no es así. Con un tipo de interés anual de un 4,35% como el que ofrece coinScrap, María llegará a su jubilación con un importe de 77.343,60€.

Pedro, en cambio, ahorrando una cantidad menor al mes y durante menos años, llegará a su jubilación con 102.790,77€ ahorrados. A los 44 años contará con 38.603,59€, que le seguirán generando intereses hasta el momento de su jubilación aunque él ya no siga aportando dinero a su plan de pensiones.

Para ello es importante contar con un plan de pensiones que ofrezca una rentabilidad adecuada a cada etapa de nuestra vida. Normalmente, cuanto más cerca está una persona de la jubilación menos riesgo debería asumir en su plan de pensiones.

En coinScrap contamos con dos modelos de plan de jubilación: el decidido y el conservador, según el perfil de riesgo que cada usuario esté dispuesto a asumir. No esperes más, y comienza ya a planificar tu jubilación y asegurarte un futuro desahogado.

Por otro lado, si lo que buscas es ahorrar a corto plazo, también disponemos de un seguro de vida ahorro con una rentabilidad fija garantizada y sin riesgos, para que puedas ahorrar poco a poco prácticamente sin darte cuenta.

Read More