Our Archive

Welcome to your Archive. This is your all post. Edit or delete them, then start writing!

Hola #smartahorradores,

Hoy queremos hablaros de los diferentes niveles financieros que existen con el fin de que podáis identificar en qué nivel os encontráis y hacia cuál os queréis dirigir. De esta forma podréis formar mejor vuestra estrategia de ahorro y planificar el tiempo aproximado que os llevará subir de nivel. ¿Preparados para averiguar en cuál de los 5 niveles financieros estáis?

Nivel 1. Supervivencia financiera

Las personas que se encuentran este grupo viven al día. Su característica principal es que su única fuente de ingresos es su trabajo. Si pierden su trabajo o tienen algún imprevisto, no tienen dinero para hacer frente a esa situación, ya que no tienen ahorros. Las personas que se encuentran dentro de este grupo suelen recurrir a pedir anticipos en el trabajo, o hacen uso de su tarjeta de crédito endeudándose a menudo.

En este grupo también se encuentran personas con buenos ingresos, pero que no tienen una planificación financiera o, si la tienen, es a muy corto plazo (el mes actual y el siguiente). Además, suelen contar con deudas como la hipoteca o el préstamo del coche.

Vivir en este nivel financiero aumenta el nivel de ansiedad y de estrés de las personas que se encuentran en él, por tanto, es importante salir de él ya que no sólo afecta al bolsillo, sino también a la salud.

Si te encuentras en este nivel, para salir de él te aconsejamos que controles tus gastos e intentes buscar una fuente extra de ingresos (así podrás conseguir tener un colchón de ahorros que te proporcione tranquilidad). Si estás en este nivel debido a tus deudas, puedes intentar renegociar sus condiciones para vivir más desahogado.

Nivel 2. Estabilidad financiera

Este es el nivel mínimo al que toda persona debería aspirar y, según algunos asesores financieros, el punto donde se puede empezar a hablar de “riqueza financiera”. Las personas que se encuentran en este nivel ya cuentan con un cierto colchón de ahorro al que pueden recurrir ante cualquier imprevisto porque han conseguido ahorrar entre 3 y 6 meses de salario, aunque siguen dependiendo del trabajo para poder vivir. Las personas de este escalón poseen servicios contratados como seguros (médicos, de vida, de hogar…) que aportan tranquilidad.

En este punto se puede empezar a pensar en inversiones para subir al siguiente nivel. Para ello, es muy importante seguir controlando los gastos y comenzar a adquirir los primeros activos.

Nivel 3. Seguridad financiera

Las personas que se encuentran en este nivel se han dado cuenta de que la clave está en las inversiones, no sólo en el ahorro.

Si estás en este nivel empiezas a alcanzar una cierta libertad financiera, cuentas con algunos activos que te generan ingresos pasivos al margen de tu trabajo (el cobro de alquileres, de dividendos…). A pesar de ello, estos ingresos no son suficientes para poder dejar el empleo y vivir sin trabajar.

En este nivel es muy importante no caer en la zona de confort. El hecho de tener seguridad financiera puede hacer que te acomodes y no intentes subir al siguiente nivel: la ansiada libertad financiera.

Para subir de nivel financiero, en primer lugar, debes fijarte metas financieras. Para ello, visualiza tu vida en los próximos 20 años: ¿cómo será si sigues así?, ¿cómo sería si te sigues esforzando e inviertes para alcanzar el siguiente nivel? Fíjate metas accesibles y… ¡A por ellas! Eso sí, recuerda que deberías diversificar tus inversiones para no depender de una única inversión.

Nivel 4. Libertad financiera

Este nivel es la meta de la mayoría de autores de finanzas. En este nivel existe una libertad absoluta, ya que los ingresos pasivos son suficientes para tener un buen nivel de vida. Al alcanzar la libertad financiera, no es necesario trabajar ya que el coste de vivir es cubierto con los ingresos pasivos que se generan. Por tanto, si alguien trabaja habiendo alcanzado la libertad financiera, es por gusto o vocación.

Si estás en este nivel, puedes dedicar tu tiempo a hacer lo que realmente te gusta sin preocuparte por tener dinero para llegar a fin de mes. Eso sí, no hay que confundirse, si tu gasto mensual es de 1000€ al mes, la libertad financiera la alcanzas en el momento que tus inversiones te generan 1000€ al mes. Por tanto, se puede lograr la libertad financiera de una forma más fácil ajustando los gastos mensuales, si no es así, será necesario un patrimonio mayor para conseguirla.

Nivel 5. Abundancia financiera

Este nivel es el más alto de los 5, en él puedes hacer lo que realmente quieres en la vida sin ningún tipo de privación económica ya que tus ingresos pasivos superan con creces el dinero que necesitas para vivir cómodamente.

En este nivel puedes permitirte realizar inversiones más arriesgadas ya que el dinero que pones en riesgo no lo necesitas para vivir: puedes invertir en startups, en nuevos sectores…

En este nivel tu estrés disminuye de una forma muy notable ya que tienes más dinero del que necesitas para vivir y, al tener tanto tiempo libre, puedes hacer lo que más te guste. Tiene buena pinta, ¿verdad?

Ahora que ya conoces los 5 niveles financieros que existen, ¿en cuál te encuentras?, ¿a cuál pretendes llegar? En Coinscrap tenemos claro que como mínimo deberías llegar al nivel 3, así que ya sabes, crea el objetivo que más se ajuste a tus necesidades y ¡ahorra para llegar hasta donde te gustaría!

Read More

En España nos independizamos tarde; muchos jóvenes no dejan la casa de sus padres hasta rondar los 30 años, y llegados a este momento comienzan a aparecer los miedos que tienen que ver con el dinero. ¿Debería tener algo ahorrado? ¿Es buena idea invertir mi dinero? Estas y otras dudas se pasan por la mente de las personas jóvenes que se ven por primera vez con decisión y responsabilidad real para con sus ahorros. Por eso y para todas esas personas aquí van 6 consejos sobre que hacer con tu dinero llegados a los 30.

 

1- Crea el hábito de ahorrar y automatiza este proceso

Esto que puede parecer una perogrullada es más complicado de lo que puede parecer a simple vista para según que personas. Ahorrar requiere constancia y disciplina, pero los resultados saltan a simple vista. El problema es que la mayoría se quedan en el ahorro sin más y es ahora que tienes dinero cuando hay que buscar un objetivo para esos ahorros como empezar a sacarles rentabilidad.  Automatizar el ahorro puede facilitarnos mucho el proceso y aquí dejamos unos consejos de cómo hacerlo, pagándote a ti mismo.

 

2- Ten un fondo de emergencia

Esto es importante para ir sobre seguro sobre todo en los primeros pasos para los recién independizados. Tener un colchón financiero basado en tus propios ahorros puede ayudar a comenzar con seguridad y estar cubierto en caso de imprevistos. Los expertos recomiendan tener ahorrado aproximadamente para cubrir los gastos de 6 meses de vida.

 

3- Es hora de plantearse invertir

Como dijimos antes, tener dinero ahorrado es un primer paso, pero si realmente quieres sacar rentabilidad a tus esfuerzos debes plantearte invertir. Puede sonar arriesgado, pero no todas las inversiones pertenecen al arriesgado mundo del trading y de los movimientos bursátiles. Teniendo en cuenta el balance del riesgo y la rentabilidad, puedes encontrar un producto financiero que se adapte a tus necesidades a medio y a largo plazo.

 

4- Ojo con los gastos hormiga

Llamamos así a los pequeños gastos que tienes en tu día a día y a los que no damos apenas importancia pero que pueden tener un efecto negativo en tu cartera. Desde cafés,  a comer con amigos o pareja van sumando pequeñas cifras a nuestros gastos mensuales equiparables a un mes de gasolina o a lo largo de un año incluso a unas vacaciones. Para evitar gastar demasiado en estas pequeñas cosas es importante que aprendas a controlar el presupuesto del que dispones y saber diferenciar entre los pequeños lujos y las necesidades reales. Un buen comienzo sería limitar a un número fijo estos caprichos semanales.

 

5-Evita vivir por encima de tus posibilidades

Nos rodea ladea del éxito. Tanto en las personas que admitamos (deportistas, empresarios de éxito…) como en nuestra propia familia. Esto puede sonar raro pero es cierto que en muchas ocasiones nuestros propios padres tienen un nivel de vida al que nosotros aspiramos. Lo normal al empezar tu nueva vida es que no dispongas de una gran solvencia económica por o que es indispensable gastar teniendo en cuenta tus posibilidades. Ese coche deportivo o ese reloj de lujo o incluso esa televisión o smartphone son deseables pero pueden esperar a que tengas mayores ingresos. Hasta ese momento, se realista con tus gastos.

 

6- Dedica recursos a tu formación

Antes os hablamos de invertir, y ¿qué mejor que hacerlo en uno mismo?. Llegados a los 30 podemos pensar que ya hemos estudiado lo suficiente y ahora que tenemos un trabajo con un buen sueldo esa es una etapa de nuestra vida queda concluido. Nada más lejos de la realidad. Para empezar la relación entre una mayor preparación y un mayor salario podría resultar evidente por lo que un curso a mayores puede suponer directamente una promoción con la consecuente mejora para tu economía. Además ¡el saber no ocupa lugar!

 

BONUS TRACK Tener un hijo no debe significar dejar de ahorrar

Ahora que ya tienes tus ahorros y tu vida  relativamente encaminada, puede ser un buen momento para plantearte tener hijos. Según Eurostat la edad media de las españolas para tener hijos es de 30,4 años. En ocasiones el control del presupuesto puede verse totalmente alterado por la llegada de un bebé a la casa. Es un momento importante y que requiere revisar el manejo que hacemos de nuestra economía. Un error muy común es dejar aparcado el ahorro en vista de los gastos que se avecinan; no obstante es recomendable no perder este hábito pues se presentan nuevos gastos como los escolares.

 

Hasta aquí nuestros consejos de qué hacer con tu dinero cuando llegas a los 30. En resumen, comienza con pequeños gestos, automatiza tus ahorros y sácale rentabilidad. Ojo con los gastos excesivos y ánimo ¡esperamos haber sido de ayuda!

Read More