Vivir sin deudas

Con la llegada del verano parece que el mundo se olvida de las deudas y de la crisis y aprovecha para darse un descanso en algún lugar paradisíaco. Pero cuando las vacaciones terminan y volvemos a casa el estrés y los problemas siguen ahí, ¿que dirías si pudiésemos ayudarte a vivir sin deudas?

Hoy queremos darte consejos útiles para que reduzcas tu deuda o, en caso de que no la tengas, ayudarte a que nunca aparezca en tu vida. Aunque parezca increíble el 26% de los españoles tiene una deuda y tardará meses e incluso muchos años en pagarla. Hay diversos factores y enseñanzas que las personas que viven con libertad financiera siguen y que también puedes aplicar tu sin problema, vamos a averiguar cuales son.

  • Fíjate en los detalles.

Debes fijarte siempre en los pequeños detalles, ya no solo cuando firmes un contrato donde debes revisar todo con lupa, si no también en tus finanzas personales. Debes calcular hasta el último céntimo de tus ingresos y de tus gastos, saber cuáles son tus gastos fijos mes a mes y que cantidad de dinero dedicas a cada elemento de tu vida.

Por otro lado, no solo se trata de ahorrar si no también de invertir, saber cuándo y en qué, de este modo serás menos propenso a tirar tu dinero y comprar productos que no necesitas.

  • Dejar de lado el materialismo.

Obviamente vas a comprar objetos que necesitas pero tu vida no se basará en ellos, tu controlas qué necesitas y que mejora en tu vida te va a aportar ese objeto. Céntrate en experiencias distintas y más baratas (que las compras compulsivas), no vas a dejar de comprar pero si centrarte sólo en productos que necesitas y que mejoraran tu calidad de vida.

  • Saber esperar.

Es uno de los hábitos que más debe potenciar, saber cuándo vas a comprar algo porque lo necesitas y no por una compra impulsiva. Si no tienes dinero para comprarte algo que necesitas ahorra, espera a tenerlo y no lo pagues a plazos creando ya una deuda.

  • Siempre comparar.

Pasarnos el día de una tienda a otra comparando precios no siempre es divertido, y no siempre estamos dispuestos a malgastar tanto tiempo. Compara entre sitios y entre distintas marcas, a veces un producto algo más barato puede darte el mismo resultado a un menor precio, lo mismo pasa entre la misma marca pero en distintos sitios. Si nos podemos ahorrar unos euros habrá valido la pena.

  • Huye de las tarjetas de crédito.

Si eres de esas personas que no tiene deudas no tendrás ningún problema, están ahí y las usas en casos muy puntuales, tu mejor amiga siempre será la tarjeta de débito. En cambio, si eres una persona que acumula muchas deudas deshazte de ella, puedes guardarle y usarla en ocasiones muy necesarias pero ambos sabemos que eso no pasará y que tirarás de crédito siempre que puedas. Por tanto lo mejor es que tengas a mano solo una tarjeta de débito que pagues cuando tengas dinero y cuando no que aprendas a no malgastar.

  • No gastes tu salario antes de tenerlo.

No malgastes hasta el último céntimo de tu salario antes de obtenerlo (es lo que suele pasar al usar tarjetas de crédito), tan pronto tengas tu sueldo ahorra X dinero y lo que te sobra úsalo para tus compras y necesidades del mes y no al revés, si primero gastas y luego ahorras lo que te sobra nunca ahorrarás nada o ahorrarás un mes si y cuatro no, no es lo que estamos buscando.

  • Y sobre todo saber decir que no.

Vivimos en una sociedad consumista que nos coloca y ofrece productos a “buenos precios” o que “necesitamos” a todas horas, lo importante es saber diferenciar que es útil para nosotros y sobre todo para nuestra economía. Saber rechazar aquello que solo nos acarrea gastos.

Y, por último, y más importante saber disfrutar de las experiencias sin gastar, valorar lo vivido por encima del gasto. Vivir sin deudas es fácil y sencillo si cogemos unos buenos hábitos económicos y no nos dejamos vencer por la tentación.

Además con Coinscrap puedes empezar a ahorrar esos céntimos o euros que te faltan para redondear una compra y con el tiempo verás todo lo que puedes llegar a acumular.