Our Archive

Welcome to your Archive. This is your all post. Edit or delete them, then start writing!

¿Tienes entre 25 y 35 años y te preocupa tu futuro?

No hay duda de que el sistema público de pensiones está en crisis. El aumento en la proporción de jubilados por cada trabajador, y el aumento en la esperanza de vida hacen que se plantee su viabilidad. Los trabajadores deben mantener a más gente y durante más años, por eso en España ha aumentado la edad de jubilación.

En los últimos tiempos no paramos de leer noticias acerca de movilizaciones de los jubilados exigiendo una subida de sus pensiones. Lo cierto es que los jubilados son uno de los grupos de población más vulnerables debido a que pierden poder adquisitivo con respecto al que tenían en activo. Y las previsiones a largo plazo no son mejores, de hecho, se calcula que en el futuro las pensiones públicas por jubilación sólo alcanzarán un 50% del salario en activo (según UNESPA).

¿Cuál es la solución? Crearte tu propio colchón de ahorros para asegurarte un buen nivel de vida en tus últimos años.

¿Cómo? Hay varias opciones para ahorrar a largo plazo, la más popular es crear un plan de pensiones. Un plan de pensiones es un complemento a la prestación pública que sirve para mantener el mismo nivel de vida al jubilarte  que cuando estabas en activo. Además, te ofrece importantes ventajas fiscales en tu declaración de IRPF.

Siempre puedes elegir entre realizar unas aportaciones extraordinarias (por ejemplo, destinar una cantidad cuando recibas una paga doble, un premio de lotería inesperado o a final de año) o una aportación periódica (una cantidad fija cada mes, trimestre o cada año). Los expertos economistas recomiendan ahorrar una cantidad constante y ajustarla con respecto a tus ganancias a lo largo del tiempo, es decir, si en una etapa de tu vida tu salario es mayor, podrás ahorrar más que en otros momentos.

¿Cuándo? Ahora.

Recuerda que el tiempo siempre es un aliado cuando se trata de ahorrar. Cuanto más tiempo tienes para ahorrar una cantidad, menos esfuerzo te costará cada mes o cada año. Está claro que no es lo mismo ahorrar 50.000€ en 20 años que en 35.

Además, los planes de pensiones ofrecen una rentabilidad anual que se acumula al dinero que has depositado. Esto es, cada año tus intereses generan nuevos intereses. Y, por tanto, alguien que deposita sus ahorros en un plan de pensiones al principio de su vida laboral puede lograr un mayor ahorro en el momento de jubilarse  que alguien que aporta una cantidad muy superior al final de su vida laboral. ¿Por qué sucede esto? Por el interés compuesto. El dinero que depositas cuando tienes 30 años te estará generando intereses mucho más tiempo que si lo depositas cerca de los 50.

La mejor forma de entenderlo es con un ejemplo práctico:

Pedro tiene 30 años y decide ahorrar 150€ mensuales durante 15 años, hasta los 44 años. En total deposita de su bolsillo 27.000€. Después, deja de realizar aportaciones hasta el momento de su jubilación.

María tiene 47 años y decide ahorrar 200€ al mes hasta el momento de su jubilación, es decir, durante 20 años. En total pondrá de su bolsillo un total de 48.000€.

A priori parece que María contará con un importe mayor en el momento de su jubilación pero esto no es así. Con un tipo de interés anual de un 4,35% como el que ofrece coinScrap, María llegará a su jubilación con un importe de 77.343,60€.

Pedro, en cambio, ahorrando una cantidad menor al mes y durante menos años, llegará a su jubilación con 102.790,77€ ahorrados. A los 44 años contará con 38.603,59€, que le seguirán generando intereses hasta el momento de su jubilación aunque él ya no siga aportando dinero a su plan de pensiones.

Para ello es importante contar con un plan de pensiones que ofrezca una rentabilidad adecuada a cada etapa de nuestra vida. Normalmente, cuanto más cerca está una persona de la jubilación menos riesgo debería asumir en su plan de pensiones.

En coinScrap contamos con dos modelos de plan de jubilación: el decidido y el conservador, según el perfil de riesgo que cada usuario esté dispuesto a asumir. No esperes más, y comienza ya a planificar tu jubilación y asegurarte un futuro desahogado.

Por otro lado, si lo que buscas es ahorrar a corto plazo, también disponemos de un seguro de vida ahorro con una rentabilidad fija garantizada y sin riesgos, para que puedas ahorrar poco a poco prácticamente sin darte cuenta.

Read More

En España nos independizamos tarde; muchos jóvenes no dejan la casa de sus padres hasta rondar los 30 años, y llegados a este momento comienzan a aparecer los miedos que tienen que ver con el dinero. ¿Debería tener algo ahorrado? ¿Es buena idea invertir mi dinero? Estas y otras dudas se pasan por la mente de las personas jóvenes que se ven por primera vez con decisión y responsabilidad real para con sus ahorros. Por eso y para todas esas personas aquí van 6 consejos sobre que hacer con tu dinero llegados a los 30.

 

1- Crea el hábito de ahorrar y automatiza este proceso

Esto que puede parecer una perogrullada es más complicado de lo que puede parecer a simple vista para según que personas. Ahorrar requiere constancia y disciplina, pero los resultados saltan a simple vista. El problema es que la mayoría se quedan en el ahorro sin más y es ahora que tienes dinero cuando hay que buscar un objetivo para esos ahorros como empezar a sacarles rentabilidad.  Automatizar el ahorro puede facilitarnos mucho el proceso y aquí dejamos unos consejos de cómo hacerlo, pagándote a ti mismo.

 

2- Ten un fondo de emergencia

Esto es importante para ir sobre seguro sobre todo en los primeros pasos para los recién independizados. Tener un colchón financiero basado en tus propios ahorros puede ayudar a comenzar con seguridad y estar cubierto en caso de imprevistos. Los expertos recomiendan tener ahorrado aproximadamente para cubrir los gastos de 6 meses de vida.

 

3- Es hora de plantearse invertir

Como dijimos antes, tener dinero ahorrado es un primer paso, pero si realmente quieres sacar rentabilidad a tus esfuerzos debes plantearte invertir. Puede sonar arriesgado, pero no todas las inversiones pertenecen al arriesgado mundo del trading y de los movimientos bursátiles. Teniendo en cuenta el balance del riesgo y la rentabilidad, puedes encontrar un producto financiero que se adapte a tus necesidades a medio y a largo plazo.

 

4- Ojo con los gastos hormiga

Llamamos así a los pequeños gastos que tienes en tu día a día y a los que no damos apenas importancia pero que pueden tener un efecto negativo en tu cartera. Desde cafés,  a comer con amigos o pareja van sumando pequeñas cifras a nuestros gastos mensuales equiparables a un mes de gasolina o a lo largo de un año incluso a unas vacaciones. Para evitar gastar demasiado en estas pequeñas cosas es importante que aprendas a controlar el presupuesto del que dispones y saber diferenciar entre los pequeños lujos y las necesidades reales. Un buen comienzo sería limitar a un número fijo estos caprichos semanales.

 

5-Evita vivir por encima de tus posibilidades

Nos rodea ladea del éxito. Tanto en las personas que admitamos (deportistas, empresarios de éxito…) como en nuestra propia familia. Esto puede sonar raro pero es cierto que en muchas ocasiones nuestros propios padres tienen un nivel de vida al que nosotros aspiramos. Lo normal al empezar tu nueva vida es que no dispongas de una gran solvencia económica por o que es indispensable gastar teniendo en cuenta tus posibilidades. Ese coche deportivo o ese reloj de lujo o incluso esa televisión o smartphone son deseables pero pueden esperar a que tengas mayores ingresos. Hasta ese momento, se realista con tus gastos.

 

6- Dedica recursos a tu formación

Antes os hablamos de invertir, y ¿qué mejor que hacerlo en uno mismo?. Llegados a los 30 podemos pensar que ya hemos estudiado lo suficiente y ahora que tenemos un trabajo con un buen sueldo esa es una etapa de nuestra vida queda concluido. Nada más lejos de la realidad. Para empezar la relación entre una mayor preparación y un mayor salario podría resultar evidente por lo que un curso a mayores puede suponer directamente una promoción con la consecuente mejora para tu economía. Además ¡el saber no ocupa lugar!

 

BONUS TRACK Tener un hijo no debe significar dejar de ahorrar

Ahora que ya tienes tus ahorros y tu vida  relativamente encaminada, puede ser un buen momento para plantearte tener hijos. Según Eurostat la edad media de las españolas para tener hijos es de 30,4 años. En ocasiones el control del presupuesto puede verse totalmente alterado por la llegada de un bebé a la casa. Es un momento importante y que requiere revisar el manejo que hacemos de nuestra economía. Un error muy común es dejar aparcado el ahorro en vista de los gastos que se avecinan; no obstante es recomendable no perder este hábito pues se presentan nuevos gastos como los escolares.

 

Hasta aquí nuestros consejos de qué hacer con tu dinero cuando llegas a los 30. En resumen, comienza con pequeños gestos, automatiza tus ahorros y sácale rentabilidad. Ojo con los gastos excesivos y ánimo ¡esperamos haber sido de ayuda!

Read More